Muebles de recepción: ¿Influyen en el consumidor? | Ofidisma

Muebles de recepción: ¿Influyen en el consumidor?

muebles de recepción Sevilla

Todos hemos sufrido la tortura de esperar horas enteras en la sala de espera del médico, dentista o en alguna oficina pública. Sillas incómodas, sin soporte adecuado y ambientes desolados, hacen que cada minuto se sienta como horas.

La paciencia no es una cualidad innata del ser humano y solemos tener niveles de tolerancia muy bajos ante las esperas. Se ha demostrado que los niveles de paciencia de las personas que esperan a ser atendidos es proporcional al grado de comodidad que experimentan.

De acuerdo a estudios de comportamiento del consumidor, la incomodidad en los tiempos de espera se traduce inevitablemente en una actitud negativa. Un consumidor que desarrolla una actitud negativa, tendrá una mayor propensión a reducir o posponer su intención de compra.

Por otro lado, los clientes que esperan por períodos inciertos en salas de recepción inadecuadas, disminuyen sus expectativas de satisfacción. La hostilidad y la insatisfacción aumentan en ambientes poco amigables y hospitalarios.

En este sentido, los muebles de recepción se transforman en los elementos principales del diseño de las salas de espera amigables. Muebles más cómodos, ergonómicos y armónicos con la decoración, optimizan estos espacios de manera especial.

Los muebles de recepción decorativamente agradables, pueden marcar la diferencia entre un consumidor satisfecho o insatisfecho. Actualmente, la experiencia del usuario se considera como un elemento integral que se evalúa desde la llegada hasta la salida del consumidor del local.


La incomodidad de esperar

Según el psicólogo Neel Burton en su libro “Hide and Seek: The Psychology of Self-Deception”, la tardanza no se mide en minutos o segundos. De acuerdo con los estudios de Burton, la tardanza se mide en grados de incomodidad de la persona que espera. En este sentido, el ser humano es pasmosamente impaciente con la impuntualidad y en algunas culturas se considera una grave falta de respeto. Sin embargo, en los países de herencia latina, el efecto es menos grave que en los países asiáticos o escandinavos.

En ciertos tipos de actividades profesionales la espera es parte natural del proceso. De hecho, es tan cotidiana que tienen ‘salas de espera’, sitios especialmente dispuestos para que la gente aguarde su turno de servicio. Los servicios de salud, cuidado personal, legales, de asesoría,  gestoría e innumerables tipos de servicios contemplan la espera como parte de su actividad. Evidentemente, existen una serie de parámetros normalmente aceptados dentro de los límites de tolerancia.

Se calcula que el tiempo máximo de espera sin un cambio de actitud está en un rango entre 25 y 35 minutos.  Obviamente, estos tiempos podrán ser más cortos o más largos dependiendo de la comodidad previa a la atención. En este sentido, existe una percepción generalizada que asocia la comodidad de la sala de espera como parte del servicio a recibir. En un concepto integral, existe una proporcionalidad entre la valoración del tiempo y comodidad de la espera dentro de la apreciación general del servicio.


Muebles de recepción en las salas de espera ideales

muebles de recepción Sevilla

Existen algunos servicios en los que el tiempo de espera de los consumidores es inevitable y son tradicionalmente considerados como parte de la experiencia. Los consumidores han aceptado estas esperas como parte del servicio pero a su vez, demandan un mayor confort para aminorar la ansiedad de esperar.

Algunas empresas han hecho de sus salas de espera, verdaderos espacios para el confort y servicio de su clientela. En algunos locales, la sala de espera se ha convertido en un preámbulo complementario del servicio a recibir. Los salones de belleza y centros de estética han llevado este tiempo de espera a un nivel digno de ser emulado por otros prestadores de servicios. Sillones de gran comodidad, dispensadores de bebidas, pantallas con entretenimiento audiovisual y otras innovaciones se han incorporado a las salas de espera.

Los mayores expertos en decoración especializada en servicio al cliente recomiendan diseñar las salas de espera desde el punto de vista del consumidor. Los muebles de recepción, colores y accesorios decorativos, deben estar diseñados para el consumidor final.

Los colores del espacio, de los muebles y demás elementos decorativos deben ser tenues, claros y que transmitan calma. Deben ser espacios iluminados, aprovechando al máximo la luz natural y con suelos de mayor potencial acústico. Además, deben existir elementos naturales que armonicen el ambiente como plantas, flores o elementos vivos.

En este sentido, algunas salas de espera han incorporado acuarios o jardines interiores como una forma de reducir la ansiedad de la espera. La delimitación de espacios con mamparas y tabiques móviles decorativos, pueden ser una forma de ‘jugar’ con las superficies en espacios más reducidos.

Por último pero no menos importante, la coherencia y la armonía debe estar presente en los muebles de recepción, así como todo el resto de elementos decorativos. Contar con el asesoramiento de los mayores expertos en muebles de oficina de Andalucía, puede optimizar y sacar el máximo rendimiento a estos espacios.

Otros artículos que pueden interesarte

mesas colectivas Sevilla
Mobiliario de Oficina

Pros y contras de las mesas colectivas

Las mesas colectivas representan una solución funcional y de espacio para muchas empresas. Veamos los pros y contras de esta modalidad de trabajo.